Camarones a la Parilla con Papa a la Huancaína

Esta no es típica ensalada de col, el curtido salvadoreño provee un sabor amargo a este plato hecho a base de camarones, y se acompaña con papas a la huancaína, adornadas con una cucharada de salsa pico de gallo mexicana para completa esta experiencia latina.

Sirve 4 raciones

Ingredientes

1 lb. de camarones (16-20 piezas)

1 sobrecito de Sazón GOYA® con Culantro y Achiote

1 bolsa (1 lb.) de Papa Amarilla GOYA

12 Galletas de Soda GOYA

2 paquetes (10 oz. cada uno) de Queso Blanco GOYA, en cubitos

1 lata (12 oz.) de Leche Evaporada Nela

2 cdas. de Pasta de Ají Amarillo GOYA

1 sobrecito de Sazón GOYA® sin Achiote

1 sobrecito de Sazón GOYA® con Azafrán

1 cdas. de Aceite de Oliva Extra Virgen GOYA

2 cdas. de Pico de Gallo GOYA

1½ tazas. de Curtido GOYA

Instrucciones

1. Cocine las papas en agua hirviendo según las instrucciones que aparece en el paquete.
2. En un procesador de alimentos, mezcle las galletas de soda, los cubitos de queso, la leche evaporada, el ají amarillo y los dos sobrecitos de sazón. Licue hasta lograr una crema espesa y suave, más o menos 1 minuto. Retire.
3. Adobe los camarones con sazón y colóquelos en 5 pinchos de bambú.
4. En una sartén mediana, caliente el aceite a fuego medio-alto. Cocine los camarones hasta que se tornen a un color rosado opaco, alrededor de 3 minutos.
5. Mientras tanto, utilizando un cortador de galletas de 2 pulgadas, corte las papas en forma de círculo. Corte las papas en rodajas de ¼ pulgada. Coloque una papa en el fondo del cortador de galletas y añada 2 cucharadas a la mezcla del queso. Repetir una vez más. Retire el cortador cuidadosamente. Repita el proceso con las papas restantes y la mezcla del queso. Divida las papas entre seis platos de servir; colóquelas con 1 cucharadita de pico de gallo. Divida el curtido en los platos en partes iguales y coloque los camarones por encima.
Camarones a la Parilla con Papa a la Huancaína

Producto Destacado

Sazón con Cilantro y Achiote

Dentro de esta caja encontrará lo que los buenos cocineros siempre han soñado; una manera absolutamente infalible para que el sabor de sus comidas no sólo sea bueno, sino sensacional.