Chiles Rellenos

Los chiles poblanos rellenos de queso y con una suave salsa de tomate son el manjar en muchos hogares mexicanos, especialmente en la región de Puebla. Traiga estos sabores auténticos a su casa esta noche con esta receta tradicional de Chiles Rellenos. En esta receta, contamos con la Salsa de Tomate GOYA® para una salsa suave, intensa y con un gran sabor a tomate. Para facilitar el relleno y la fritura del chile, seleccione los chiles poblanos que son más cortos y robustos y no demasiado retorcidos o arrugados.

Sirve 4 raciones

Tiempo de preparación: 30 min.

Tiempo total: 1 hora.

Ingredientes

2 cdas. de Aceite de Maíz, Aceite Vegetal o Aceite de Canola GOYA®, y un poco más para freír

½ cebolla mediana, finamente picada (alrededor de ½ taza)

1 lata (8 oz.) de Salsa de Tomate GOYA®

1 cda. de Ajo Picado GOYA

Un toque de canela (menos de 1/8 de cdta.)

1 sobre de Cubitos de Caldo de Pollo GOYA® (mezclar con 3 tazas de agua)

1 Hoja de Laurel GOYA

1 ramita de cilantro

4 chiles poblanos

6 oz de queso Oaxaca, Münster o Mozzarella, cortado en cuatro palos (alrededor de 4 "x 1")

3 huevos, separados

Harina, para apanar

Instrucciones

Preparar la salsa:
1. Calentar 2 cucharadas de aceite en una cacerola mediana a fuego medio-alto, agregue las cebollas. Cocinelas revolviendo ocasionalmente, hasta que estén suaves, aproximadamente 5 minutos. Agregue la salsa de tomate, el ajo y la canela a la olla y cocine por alrededor de 1 minuto más hasta que el ajo esté fragante. Agregue la mezcla de caldo de pollo, el laurel y una ramita de cilantro a la olla, lleve la mezcla a ebullición. Reduzca el fuego a medio bajo y cocine a fuego lento, revolviendo ocasionalmente por unos 25 minutos, hasta que la salsa espese. Colar la salsa, para descartar los residuos sólidos; mantengala caliente.

Rellenar los chiles:
2. Mientras tanto, coloque los chiles poblanos directamente sobre el fuego de la estufa. Cocinelos por unos 8 minutos, dandoles la vuelta ocasionalmente, hasta que la piel esté completamente carbonizada. Transfiera los chiles a una bolsas zip-top hasta que se enfríen. Pelar los pimientos y enjuagar con agua fría. Con un cuchillo pequeño, hacer un corte de 2" a un lado del chile, retire las semillas y enjuague con agua fría. Use toallas de papel para secar el chile por dentro y por fuera. Coloque palos de queso dentro de cada chile, superponga los lados de la ranura para evitar que el queso se salga. Transfiera los chiles a la nevera.

Freír los chiles:
3. Caliente 1 ½ " de aceite en una olla de fondo profundo, a fuego medio-alto, hasta que register una temperatura de 350 ° F en el termómetro de freír. En un recipiente limpio, bata las claras de huevo a punto de nieve. En un recipiente aparte, bata las yemas de huevo hasta que se mezclen. Suavemente vierta las yemas en las claras de huevo.
4. En baches de a dos espolvoear chiles en la harina, sacando el exceso; paselos por la mezcla de huevo y de ahi al aceite caliente. Freír los chiles por alrededor de 6 minutos, volteando los chiles con una cuchara grande de metal con agujeros, hasta que la masa se dore y quede crujiente y el queso se derrita. Traslade los chiles a una bandeja forrada en toalla de papel para sacar el exceso de aceite.
5. Para servir, divida los chiles rellenos entre los platos de servir y cubralos con la salsa. (Pueden ser servidos con Arroz Mexicano GOYA y Frijoles Refritos GOYA )
Chiles Rellenos

Producto Destacado

Sazón con Cilantro y Achiote

Dentro de esta caja encontrará lo que los buenos cocineros siempre han soñado; una manera absolutamente infalible para que el sabor de sus comidas no sólo sea bueno, sino sensacional.