Pastel de Choclo Chileno

¡Agrega un poco de sabor de Sudamérica a tu mesa! Este exquisito pastel de carne chileno está repleto de sabrosos ingredientes, incluyendo una deliciosa mezcla de carne molida de res y cebolla, una capa dulce y suculenta de Aceitunas Negras GOYA®, uvas pasas y una rica combinación hecha con Maíz Congelado GOYA®. Se cubre con un poco de azúcar para darle un toque de dulzura y luego se hornea a la perfección. ¡Sírvelo estilo familiar para asegurar que a todos les toque una rebanada de este delicioso pastel!

Rinde 6 Porciones

Tiempo de preparación: 20 min.

Tiempo total: 1 hr.

Ingredientes

6 mazorcas grandes de Maíz Congelado GOYA®, desgranadas

8 hojas de albahaca fresca, picada finamente

1 cdta. Sal GOYA®

3 cdas. mantequilla

¾ de taza de leche

2 cebollas grandes, picadas finamente

3 cdas. Aceite Vegetal GOYA®

1 lb. (½ kg.) carne de res magra bien molida

1 cda. Adobo GOYA® con Pimienta

4 huevos cocidos, rebanados

1 taza Aceitunas Negras GOYA®

1 taza de uvas pasas

2 cdas. azúcar glas (confectioner’s sugar)

Instrucciones

1. Precaliente el horno a 400° F
2. En una olla a fuego medio alto combine la leche, la albahaca, la sal, la mantequilla y el maíz rallado. Revuelva constantemente hasta que la mezcla espese. Deje a un lado.
3. Aparte en una cacerola de 10" caliente el aceite a fuego medio alto. Agregue las cebollas y cocine hasta que estén traslucidas. Agregue la carne molida y sazónela con Adobo. Deje en el fuego hasta que este cocinada completamente, la carne se debe tornar marrón. Deje a un lado.
4. Para montar el pastel utilice un recipiente para hornear; esparza la mezcla de la carne con cebolla sobre el fondo del plato. Coloque las rodajas de huevo duro (opcionales), las aceitunas y las uvas pasas. Cubrir el relleno con la mezcla de maíz y luego espolvoree el azúcar en la parte superior.
5. Ponga a hornear por 20 minutos, o hasta que la parte superior se torne dorado. Sirva de inmediato.

Producto Destacado

Sazón con Cilantro y Achiote

Dentro de esta caja encontrará lo que los buenos cocineros siempre han soñado; una manera absolutamente infalible para que el sabor de sus comidas no sólo sea bueno, sino sensacional.