Tacos de Pollo

Origen: México
Rinde 4 porciones

Tiempo de preparación: 10 min.

Tiempo total: 50 min.

Ingredientes

2 latas (8 oz.) de Salsa de Tomate GOYA

2 cdtas. de Vinagre Blanco GOYA

2 cdtas. de Ajo Picado GOYA

3 ½ cdtas. de chile ancho en polvo

1 cdta. de Comino Molido GOYA®

2 cdta. de Orégano GOYA

½ cdta. de azúcar

2 cdas. de Aceite de Oliva Extra Virgen GOYA

2 libras. de pechugas de pollo, con el hueso y la piel

Adobo GOYA® con Pimienta, al gusto

1 paquete (10 oz.) de Tortillas de Maíz GOYA, calientes

Para el aderezo:

¼ de taza de cebolla blanca finamente picada

1 limón, cortado en gajos

2 cdas. de cilantro fresco picado

Salsa Picante GOYA

Instrucciones

1. En un tazón mediano, mezcle la salsa de tomate, vinagre, ajo, chile en polvo, comino, orégano y azúcar. Sazone con el adobo y deje reposar.
2. Caliente el aceite en una sartén grande a fuego medio-alto. Sazone el pollo con el adobo. Cocine el pollo por aproximadamente 5 minutos, voltéelo una vez, hasta que se dore por ambos lados. Agregue la mezcla de salsa de tomate a la sartén; lleve a ebullición (tenga cuidado, la salsa de tomate puede salpicar). Baje el fuego a medio bajo. Tape el sartén y cocine a fuego lento por unos 20 minutos o hasta que el pollo este bien cocinado, volteándolo una vez (el termómetro debe registrar 170 ° F cuando se inserta en la parte más gruesa de la pechuga).
3. Traslade el pollo a una tabla para cortar; dejando la salsa en el sartén. Retire y deseche los huesos y la piel. Usando dos tenedores, desmenuce el pollo. Transfiera el pollo a la sartén con salsa, mezcle bien y continúe la cocción por unos 10 minutos más, hasta que la salsa se reduzca y se mezcle con el pollo, de manera que la mezcla comience a caramelizarse.
4. Transfiera la mezcla de pollo al plato de servir. Coloque la mezcla en las tortillas de maíz calientes. Acompañe con lechuga, tomates, aguacates y / o cebolla, al gusto. Añada salsa picante, si lo desea.

Producto Destacado

Sazón con Cilantro y Achiote

Dentro de esta caja encontrará lo que los buenos cocineros siempre han soñado; una manera absolutamente infalible para que el sabor de sus comidas no sólo sea bueno, sino sensacional.