Cupcakes de Frijol Negro con Glaseado de Guayaba

Estos inspirados "cupcakes" son la creación del chef de repostería, Hedy Goldsmith de Miami. Esta diversión de postre es una delicia que te cautivara una vez lo pruebes. Los "cupcakes" o también reconocidos en español como "magdalenas" o "mini-tartas", son equilibrados y sabrosos por su textura esponjosa, similar a la de un muffin y por su dulce glaseado. En nuestro "cupcake" te cautivara el perfecto toque dulce del glaseado rosa de guayaba. ¡Prepáralo en tu próxima fiesta de familiares y amigos y te lloverán elogios!

Rinde 16 porciones

Tiempo de preparación: 15 min.

Tiempo total: 50 minutos, más el tiempo de enfriamiento.

Ingredientes

Para los Cupcakes:

1 lata (15.5 oz.) de Frijoles Negros GOYA® Bajos en Sodio, enjuagados y escurridos

½ taza de crema agria

1¾ de taza de harina para todo uso

1 cucharadita de polvo de hornear

½ cucharadita de bicarbonato de sodio

¾ de taza de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

1 paquete (8 oz.) de Panela GOYA®, rallada o 1 ¼ taza de azúcar morena

1 pedazo de jengibre fresco de 2", pelado y rallado (aproximadamente 1 cda.)

2 limones, rallados (aproximadamente 1 cda.)

2 huevos grandes, a temperatura ambiente

2 cdta. de extracto de vainilla


Para el Glaseado:

12 oz. de queso crema, a temperatura ambiente

8 oz. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

1½ taza de azúcar en polvo muy fina, impalpable

1 limón, rallado (alrededor de 1 ½ cdta.)

½ cdta. de extracto de vainilla

½ cdta. de sal

1 taza de Jalea de Guayaba GOYA®, o de Pasta de Guayaba GOYA® de 8 oz., puré con 3 cdas. de agua, formando una mermelada espesa

colorante rojo (opcional)

Instrucciones

Para los Cupcakes:
1. Caliente el horno a 350 ° F con rejillas en la parte inferior y superior del horno. Alínee 16 tazas de molde para muffins con papel aluminio o forros para cupcakes y deje a un lado. En el recipiente de procesador de alimentos, haga puré los frijoles negros y la crema agria hasta que estén suaves, aproximadamente 30 segundos, deje a un lado. Mientras tanto, cernir la harina, el polvo de hornear y el bicarbonato de sodio, deje a un lado.
2. En el tazón de una batidora con base, equipada con aspas (o en un recipiente con una batidora de mano), bata la mantequilla, el azúcar, el jengibre rallado y la ralladura de limón hasta que la mezcla esté suave y lisa, por unos 5 minutos. Agregue los huevos y la vainilla, raspando cualquier residuo de mantequilla que se aferre a los lados del tazón con una espátula, hasta que estén bien mezclados, por unos 3 minutos. Añada la mezcla de harina reservada, mezcle y raspe hasta que estén bien incorporados. Retire el mezclador del tazón. Con la espátula, mezcle la crema de frijol negro y crema agria reservada hasta que estén bien combinadas.
3. Divida la mezcla entre los moldes para muffins preparados, llenando cada taza tres cuartos de su capacidad. Hornee, rotando una vez, hasta que por encima estén firmes al tacto y al insertar un cuchillo delgado en el centro, éste salga limpio, de 20-23 minutos. Transfiera los moldes a las bandejas de enfriamiento para enfriar completamente antes de retirar los cupcakes de los moldes.
Para el glaseado:
4. Mientras tanto, en el tazón de la batidora con aspa tipo globo de alambre para esponjado (o en un recipiente con una batidora de mano), bata el queso crema, la mantequilla, el azúcar, la ralladura de limón, extracto de vainilla y la sal hasta que esté suave y esponjosa, alrededor de 6 minutos. Agregue la mermelada de guayaba y 3-4 gotas de colorante para alimentos rojo (si lo desea), hasta que la mezcla quede de color rosa claro y la jalea esté bien incorporada, aproximadamente 1 minuto más.
5. Con una espátula pequeña, angulada, esparsa la crema de vainilla sobre los cupcakes. O si prefiere transfiera la crema a una manga pastelera con una punta regular de ½ ". Aplique el glaseado sobre cada cupcake en forma de espiral, a partir de los bordes y terminando con un pico en el centro.

Producto Destacado

Sazón con Cilantro y Achiote

Dentro de esta caja encontrará lo que los buenos cocineros siempre han soñado; una manera absolutamente infalible para que el sabor de sus comidas no sólo sea bueno, sino sensacional.