Arroz con Leche de Cajeta

Delicioso Arroz con Leche de Cajeta

En América Latina el dulce de leche tiene diferentes nombres como: Manjar Blanco en Argentina y Perú, Arequipe en Colombia y Venezuela, Cajeta en México; pero sin importar cómo lo llames, este sedoso dulce de leche hace que este postre sea aún más delicioso. Aquí, seguimos el ejemplo de los cocineros mexicanos que lo mezclan con el arroz con leche. El resultado: un lujoso y exquisito postre que hace cualquier ocasión especial aún más dulce.

Rinde 8 porciones

Tiempo de preparación: Menos de 5 min.

Tiempo total: 45 min.

Ingredientes

2 tazas de agua

1 taza de Arroz CANILLA® de Grano Extra Largo

¼ cdta. de sal

4 tazas de leche entera

½ taza Leche Condensada y Azucarada GOYA®

½ taza de Dulce de Leche GOYA® (arequipe, cajeta)

2 astillas de Canela GOYA®

Nueces picadas tostadas (opcional)

Semillas de granada (opcional)

Ramitas de menta fresca (opcional)

Instrucciones

1. Lleve el agua a hervir en una cacerola mediana a fuego medio-alto. Agregue el arroz y la sal. Deje que el agua vuelva a hervir y reduzca el fuego a bajo. Cubra y deje cocinar hasta que el agua se absorba y el arroz esté tierno, aproximadamente 20 minutos. Mientras tanto, coloque en una olla mediana a fuego medio-alto la mezcla de: leche, leche condensada azucarada, dulce de leche y la canela en astillas. Una vez hierva, tape y reserve.
2. Revuelva la mezcla de leche caliente en la olla con el arroz cocido. Aumente el fuego a medio-alto, lleve la leche a hervir. Reduzca el fuego a bajo. Cocine, sin tapar, revolviendo de vez en cuando con una cuchara de madera y raspando el fondo de la olla para que no se pegue y se queme, hasta que la mezcla de arroz quede cremosa y espesa, de 8-10 minutos. (Tenga en cuenta que la leche continuará espesando una vez enfriada).
3. Vierta el arroz con leche a un tazón y sirva caliente o frío. Decore con nueces, semillas de granada o menta, si lo desea.

Producto Destacado

Sazón con Cilantro y Achiote

Dentro de esta caja encontrará lo que los buenos cocineros siempre han soñado; una manera absolutamente infalible para que el sabor de sus comidas no sólo sea bueno, sino sensacional.